Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Alguien lo Consiguió

¡Cuánto admiramos a nuestros héroes! Los héroes son personas que consiguen o hacen aquello que nosotros no podemos alcanzar y por esa razón los tenemos en alta estima. Nuestros héroes son importantes para nosotros dado que nos alientan motivándonos a alcanzar nuevas cotas de realización personal. Jesús es el héroe por excelencia. 

No malinterpreten la razón por la cual he venido. No vine para abolir la ley de Moisés o los escritos de los profetas. Al contrario, vine para cumplir sus propósitos. (Mateo 5:17)

Jesucristo logró dos cosas que nadie en toda la historia humana consiguió: no pecar en ningún punto de la Ley de Dios y cumplir todas las profecías que el Antiguo Testamento dejó escritas sobre Él. ¿Para qué realizó tamaña empresa? Para darnos esperanzas, alentarnos y motivarnos. 

El objetivo de Cristo al humanarse fue nosotros. La esperanza que nos legó es la victoria sobre el pecado y la muerte porque Él venció a ambos resucitando de la muerte. Nos quiere devolver el aliento de vida por medio de la fe en su Persona y obra. Ver su sacrificio nos motiva a seguir su ejemplo de vida. 

En las conocidas bienaventuranzas Jesús proclama que aquellos que imitan su estilo de heroicidad, en medio de una sociedad que los rechaza, van a ser galardonados por Dios con la más alta felicidad, esa felicidad que Dios regala a aquellos que imitan a Jesucristo, su héroe. 

Jesús consiguió allanarnos el camino. 


¡QUE DIOS TE BENDIGA!