Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 17 de junio de 2017

Rabiosa Actualidad

“Escrito está” es una de las frases conocidas de la Biblia. Con esa afirmación se quiere dar base y respuesta a determinadas cuestiones para aclararlas y determinar lo que Dios enseñó sobre diferentes asuntos. Jesús usó la expresión para recordar al pueblo, y al propio Satanás, las palabras vertidas en el Antiguo Testamento. La Biblia enseña la verdad de Dios, advierte sobre la maldad, aconseja cómo vivir y condena la injusticia, entre otros. La esencia del corazón humano cambió desde que pecó en Edén, por lo tanto, la Biblia es como el periódico que compramos hoy y que nos sumerge en la más rabiosa actualidad, enfrentándonos, a modo de espejo, con nuestro verdadero rostro.

No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. (Deuteronomio 16:19)

El libro de Deuteronomio se escribió aproximadamente en el 1410 antes de Cristo pero sigue estando de rabiosa actualidad. Dios da al pueblo Su Ley para que vivan conforme a lo recto y justo. Se me viene la imagen a la mente de una sesión del senado o el congreso donde se abra cada sesión con las palabras de Deuteronomio 16:19. Todos se ponen de pie como signo de respeto a la autoridad de la Palabra de Dios y el presidente de la cámara lee enfáticamente el texto: “No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos”. Afirmo que no vendría nada mal recordar, sesión tras sesión, a aquellos que nos dirigen estás palabras que recuerdan que se tuerce el derecho, todos no son iguales ante la ley, los pagos en “B” están a la orden del día y tanto sabios como justos pueden caer en las fauces del soborno. La Biblia está de rabiosa actualidad.

La tendencia del hombre está encaminada al mal desde que nace hasta que muere. Todos los estratos de nuestra sociedad dan fe de ello. Sí, parece ser más escandaloso cuando la corrupción nos golpea desde las altas cumbres, pero también nos golpea de igual forma desde las bajas laderas. En la Biblia queda claro que “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios” (Romanos 3:10-11). Es por esa razón que Dios buscó al hombre por medio de Su Hijo Jesucristo. Estamos tan desesperadamente perdidos y corrompidos que no percibimos nuestra propia necesidad de salvación. A Dios gracias por Su amor que abrió el camino para poder ser restaurados. El sacrificio de Jesús en la cruz pagó por tus pecados y los míos. Ya Dios nos da Su favor, ya las puertas del cielo están abiertas para todos los que crean en Jesucristo.

La Biblia es actual.


¡QUE DIOS TE BENDIGA!