Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 28 de marzo de 2015

Piedras Vivas

¡Por fin la ONU se reúne para tratar el tema de los cristianos perseguidos alrededor del mundo! Es como si hasta la fecha no hubiesen sabido del asunto. Como vivimos en la época de las grandes conspiraciones me voy a subir a ese carro por unos instantes. ¿Qué oscuro interés tendrán ahora los poderes fácticos para interesarse en estos momentos por tamaño problema? ¿Es que se ha llegado a tal punto de degradación moral que les ha salpicado sus bonitos y caros trajes y eso es intolerable? El primer mártir del cristianismo fue Jesús, el cual aviso a sus discípulos que ellos no gozarían de mejor suerte.

Cristo es la piedra viva, rechazada por los seres humanos pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a él, también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo. (1 Pedro 2:4-5)

El apóstol Pedro, en su primera carta pastoral, persigue un triple objetivo: dar ánimo en medio de las pruebas, perseverancia en medio de las pruebas y el propósito en medio de las pruebas para todos aquellos cristianos que habitaban en lo que hoy se conoce como Asia Menor. Pedro está escribiendo a cristianos que por su fe en Cristo sufren de exclusión social a todos los niveles, desde el simple rechazo hasta el exilio, de parte de judíos fanáticos y gentiles hostiles. Soportaban calumnias, violencias, odio, sospechas, pérdida de bienes y ruina material. Pedro quiere aconsejarlos y consolarlos con el fin de fortalecer su fe e inspirarles valor.[1]

En un artículo reciente sobre la iglesia sufriente, Faith Works, enumeró los grados de persecución que alguien puede enfrentar por practicar la fe religiosa:

1.         Desaprobación
2.         Ridículo
3.         Presión para adaptarse
4.         Pérdida de oportunidades de instrucción
5.         Sanciones económicas
6.         Rechazo
7.         Separación de la comunidad
8.         Pérdida de empleos
9.         Pérdida de propiedades
10.       Maltrato físico
11.       Violencia de turbas
12.       Hostigamiento de funcionarios
13.       Secuestro
14.       Trabajo forzado
15.       Prisión
16.       Tortura física
17.       Asesinato o ejecución[2]

Por todo ello el mensaje del apóstol es crucial para nosotros hoy, más que nunca. El secreto de nuestra fortaleza en medio de las pruebas es JESUCRISTO. En Su ejemplo hayamos los elementos necesarios que nos alientan a perseverar sabiendo que hay propósito en medio de las pruebas. Dios pone a prueba a Sus hijos con un propósito eterno que comenzamos a vislumbrar ahora pero que contemplaremos en todo su esplendor en la eternidad. Dios tiene la meta de hacernos fuertes para que seamos como Dwayne Johnson “The Rock” pero en el terreno espiritual. Puras rocas que reciban los golpes, que los sufran, que les duelan pero que imiten a Cristo en los momentos más fatídicos elevando esta oración:

Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. (Mateo 26:39)

Como expresó Billy Graham: “Las cumbres son para divisar e inspirarnos, pero el fruto crece en los valles”.[3] Por lo tanto, no es de extrañar que los que no conocen a Cristo, porque viven alejados de Él, prefieran ser perseguidores y no piedras vivas como el Maestro. Acércate a Jesús, querido lector, para que vivas por la eternidad. Si sigues alejado de Él te estarás condenando a ti mismo. Lee la Biblia y ella te guiará por el camino de la salvación. Después podrás elegir ser…

…perseguidor o piedra viva.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!




[1] Carlos R. Erdman, Las Epístolas Generales, (Grand Rapids: Michigan, T.E.L.L., 1967) p. 51
[2] Ilustraciones Perfectas, pp. 239-240
[3] Ibídem, p. 141

sábado, 21 de marzo de 2015

Crecimiento

Las fases lunares son un ciclo sin fin que siempre se sucede con la misma periodicidad y orden. El ciclo lunar comprende nueve fases que van desde la Luna nueva, cuando la vemos en su máximo esplendor, a la Luna negra, correspondiente a la última fase visible de la Luna desde la Tierra. El ciclo del crecimiento cristiano igualmente observa fases que recorren diferentes momentos y nos guían por circunstancias luminosas y en otras ocasiones, oscuras. Al igual que las fases lunares son impuestas por Dios, el ciclo del crecimiento cristiano, también. Hay que crecer a la forma de Dios, no a la nuestra por la sencilla razón de que Él es la Fuente del crecimiento cristiano. Pablo otorga a Dios todo mérito.

Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. (1 Corintios 3:6-7)

Para el hombre sin Dios este es el verdadero crecimiento:el ser humano se ve asimismo erguido y desafiante porque ese es el verdadero trasfondo de los que tienen su fe puesta en la evolución, es decir, en el hombre (la religión humanista) ya que…

El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos. (Salmos 10:4)

O como se expresa en la Nueva Versión Internacional:

El malvado levanta insolente la nariz, y no da lugar a Dios en sus pensamientos. (Salmos 10:4)

Sin embargo, el verdadero crecimiento del cristiano es este: La verdadera evolución ocurre cuando el hombre se rinde y se humilla ante Dios. El crecimiento genuino comienza por rendir nuestra voluntad a la de Dios momento a momento. Las flechas humanistas apuntan al ser humano como el centro de todo bien, mientras que las flechas del cristianismo se direccionan hacia Dios como el foco de todo bien.

La vida cristiana se compone de una sucesión continua de momentos que ayudan a crecer a la estatura de CRISTO. Nuestro crecimiento se va conformando como las capas de un árbol que lo fortalecen y protegen. El cristiano debe vivir alerta de todo lo que sucede. De lo contrario, dejamos pasar oportunidades de crecimiento que Dios preparó para nosotros. Dicho de otra forma: tengamos las antenas puestas, el wifi conectado y el móvil operativo, con el fin de ser sensibles al ciclo del crecimiento cristiano.

Querido lector, Jesús desea que crezcas a Su imagen, que seas como Él. Para ello debes tener fe en la obra salvadora que realizó a tu favor en la cruz y arrepentirte de tus pecados cometidos contra Dios. Jesús te llevará a sitios y situaciones que te harán crecer apropiadamente y para lo que conviene: Su Gloria y tu salvación eterna.

¿Quién hace crecer tu vida?

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

sábado, 14 de marzo de 2015

Gracias Por Aceptarme

La frase “gracias por aceptarme” ha vuelto a resurgir gracias a Facebook. Qué fácil resulta utilizarla en esta red social y cuán difícil usarla en la vida diaria con nuestros familiares, amigos y conocidos. Gracias por aceptarme. Claro está que escribir esa afirmación como gratitud por haber sido admitido a cierto grupo de nuestro interés, no compromete a nada por ambas partes. De ahí que una aseveración tan importante sea dicha de forma trivial, sin más.

La aceptación es una de las experiencias humanas más gratificantes, por no decir la que más. Saberse aceptado nos da más alas que el engañoso anuncio de Red Bull. Esto se debe a que nos hace sentir seguros de quiénes somos y de dónde estamos porque nos aman. Lo contrario sería el rechazo. Esta última experiencia es la más frustrante de todas. Las reacciones ante el rechazo nos conducen a complejos y depresiones que pueden desembocar en suicidio. Así de feas son las consecuencias del rechazo.

…y al que a mí viene, no lo rechazo. (Juan 6:37b)

En Jesús hallamos total aceptación. La aceptación plena y radical que todos estamos pidiendo a gritos. Mis familiares y amigos me hacen sentir seguro cuando me aman tal cual soy, pero cuando experimento que Dios, el Ser más grande del Universo, me acepta demostrándome que ama… ¡guau! Eso ya es el no va más de la aceptación. Jesús no nos rechaza y lo mostró en una cruz pagando en nuestro lugar los delitos en forma de pecado que cometimos contra el Padre, rechazándolo. ¡Qué casualidad que el símbolo de Facebook recuerde a la cruz! Jesús fue el objetivo de nuestro total y radical rechazo porque vino a mostrarnos lo que somos en realidad: PECADORES rechazados por Dios justamente. Ahora en Cristo tenemos la oportunidad de reconciliarnos con Dios porque Jesús saldó la cuenta con el Padre. ¡Ya somos nuevamente aceptados!

Si quieres experimentar de primera mano el amor de Dios por medio de Su aceptación reconoce que has pecado contra Él viviendo según tu voluntad y no la Suya. Cree que Jesucristo vino para salvarte y acéptalo como el Señor de tu vida. Comienza a estudiar la Biblia porque en ella está escrita la voluntad de Dios para ti, y crece junto a personas que han recibido la aceptación de Dios por los méritos de Cristo.

Ahora sí, ¡gracias por aceptarme Jesús!

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

sábado, 7 de marzo de 2015

Desconectado

En mis caminatas hacia el trabajo observo como multitud de personas (vosotros mismos podéis constatarlo) están conectadas a sus móviles por medio de los cascos. Está claro que vivimos en la era del ocio y el último gran invento es el móvil, centro de ocio por excelencia, que facilita a grandes y chicos a pasar el tiempo sin más. He intentado varias veces conectarme al móvil pensando en aprovechar la oportunidad y así escuchar música que aún no había escuchado (eminentemente clásica). He durado, a lo más, tres días conectado. ¡Prefiero escuchar el mundanal ruido! Me incomoda profundamente ir por la vida desconectado de lo que me rodea.

Para algunos seré un carca, carroza, cavernícola, retrógrado, anticuado, raro… pero un signo más de los tiempos que vivimos es esa desconexión “movilística” que sufrimos. La consigna: Pasar el tiempo lo más chupi posible sin importar el mundo que me rodea. ¡EXAGERADO! Sí, sí, sí… las maquinitas nos han atrapado con sus reclamos de diversión y cada vez menos disfrutamos de las personas que amamos. Exagerados los que usan estos cacharros para apartarse del mundanal ruido.

Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. (Efesios 5:14-16)

Muchos viven tan distraídos que olvidan lo realmente importante. Tienen que despertar de sus letargos ociosos, que los hacen vivir moribundos por el despropósito de vida que reflejan, y poner oídos a las cosas espirituales. Buscar a Cristo es el antídoto para dejar de llenar la vida con cosas que simplemente la queman sin ninguna ganancia eterna. Este autoexamen debe hacerse con rapidez, sin lugar a la necedad para que nuestra introspección sea sabia. El apóstol Pablo nos anima, como fin del consejo, a aprovechar bien el tiempo, porque los días son malos. Parafraseándolo: Desconéctate, sal de la moda, y Jesús te hablará. Examínate inteligentemente, aprovecha tu vida, porque la cosa está muy mal.

La mejor forma de aprovechar tu vida es conocer al Autor de la Vida: JESUCRISTO. Él posee los secretos del arte del buen vivir. Dios nos creó para vivir bien pero hicimos mal uso de la confianza que depositó en nosotros. ¡Pecamos creyendo que podíamos usurpar Su lugar! Desde entonces muchos duermen anestesiados para las cuestiones espirituales. Si deseas dejar de estar adormecido, sé sabio, y arrepiéntete de tus pecados ante Dios, cree en Cristo como tu Señor y Salvador porque pagó por tus pecados en una cruz, haciendo posible la reconciliación con Dios.

Desconéctate para oír.


¡QUE DIOS TE BENDIGA!